martes, 13 de marzo de 2007

Trata de balncas en el mundo

Durante todo el Siglo XX, pero de forma más acentuada después de cada guerra mundial, este tráfico continuó, y también fueron víctimas las mujeres europeas, que huyendo del hambre y el horror de la guerra, eran presa fácil de los traficantes. Este hecho llevó a que la actividad tomase el nombre de trata de blancas, denominación que luego se trasformó en trata o tráfico de personas y que actualmente es penalizado en todas las naciones.
El tráfico de mujeres en
América Latina y el Caribe tiene dos características principales: el tráfico interno, en el que mujeres, niños, jóvenes y hombres son trasladados de una zona a otra dentro de su propio país, y el tráfico externo, en el que son trasladados a otro país. Este último esta dirigido a cubrir una demanda más amplia en el mercado internacional y por ello esta relacionado directamente con redes de Estados Unidos, de Europa y Asia, que tiene sus puntos de operación y reclutamiento en nuestra región. Los centros más activos estarían localizados principalmente en Brasil, Surinam, Colombia, Republica Dominicana y las Antillas, donde se inicia el tráfico hacia los centros de distribución ubicados en países ricos del hemisferio norte, principalmente Europa (España, Grecia, Alemania, Bélgica y Holanda), medio oriente (Israel) y Asia (Japón).
Solo en España, los
datos facilitados por los centros de acogida y protección sostenidos por instituciones de la Iglesia Católica muestran que la mayoría de las mujeres traficadas provienen de América Latina (Colombia, Brasil, Republica Dominicana, Ecuador), y el resto tiene su origen en Europa del Este (Rusia, Lituania, Croacia).
Pero no sólo los centros de emisión se diversificaron, pues las redes de traficantes han creado nueva modalidades de trata que intentan burlar la tipificación de tráfico como delito y evadir las responsabilidades legales. Una de estas modalidades consiste en un
contrato de trabajo.
Generalmente las redes de traficantes publican avisos en los diarios, en los que ofrecen empleo en el exterior, y en ellos incluyen información parcial sobre el trabajo en los países de destino, ocultando la realidad.
Si bien algunas de las personas que son atraídas por los anuncios tienen una idea aproximada del trabajo que van a realizar, las perspectivas son más glamorosas y atractivas cuando aparecen en los anuncios y no se coinciden con la realidad que encuentran las mujeres al llegar a destino. Cuando se enfrentan a la situación y se resisten a aceptar su nuevo trabajo, son presionadas y forzadas.
Otra modalidad es la
adopción. En 1991, cerca de mil peruanas fueron llevadas a Holanda mediante un mecanismo de adopción simulada. La víctima entra legalmente al país, pero su "padre" la somete a condiciones de trabajo abusivas.
En otros casos, las personas llegan al país receptor mediante su
matrimonio con un nacional o residente legal, o se casan por medio de agencia matrimonial; después de unos meses, la mujer es prostituida y sigue viviendo en su propia casa en condición de prisionera.
Tráfico de mujeres para el mercado matrimonial (entre países asiáticos, o desde
Latinoamérica, Asia y África hacia Europa, Japón y los Estados Unidos).
Caravanas de mujeres traficadas e instaladas en las cercanías de las bases militares para entretenimiento y uso sexual de los oficiales y soldados.
Mujeres traficadas como mano de obra barata y que trabajan sin ninguna protección
laboral.
Mujeres ofrecidas como esclavas en sitios de
Internet, donde se las promociona explicando su capacidad de resistencia al dolor, a la tortura y todo lo que puede hacerse con ellas. En algunos de estos sitios se aceptan propuestas que promedian los 60.000 dólares.
Miles de mujeres traídas por un supuesto
contrato de trabajo rentable y que terminan destinadas a burdeles o clubes nocturnos de diferentes lugares del mundo.
Según estudios, las mujeres ecuatorianas constituyen el cuarto
grupo en número de mujeres emigrantes que trabajan como prostitutas en Japón (después de las colombianas, filipinas y tailandesas) y esa cifra parece seguir creciendo.